El color amarillo es un color único.

Bueno, tan único como el azul o el rojo.

Estos tres colores no se pueden obtener a partir de ningún otro color. También se les llama colores primarios y, cunado se juntan los tres pigmentos nace el negro.

¿Sabes una cosa muy curiosa? Ninguno de los colores primarios son propiedades de la luz, sino de los seres humanos. Existen porque los seres humanos los vemos, los percibimos como reales. Son los ojos humanos los que tienen tres tipos de receptores (que denominamos conos) los que responden a la longitud de onda que transmiten los pigmentos del azul, el rojo y el amarillo. De hecho, hay quien afirma que algunas mujeres pueden percibir un cuarto color, al tener dos receptores para el amarillo.

En cualquier caso, estaréis de acuerdo en que es un color optimista, vital, que transmite calor, energía, luz y creatividad. Nos recuerda al sol y estimula nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestras emociones. Y es que activa la serotonina (un nerurotransmisor que transmite la sensación de placer). ¡Efectivamente! La que llamamos “hormona de la felicidad”.

¿Te has preguntado por qué solemos subrayar con el color amarillo cuando estudiamos y queremos memorizar algo?

Exactamente: porque el color amarillo activa el lado izquierdo de nuestro cerebro y estimula nuestra memoria.

Un tono amarillo puede agregar alegría en un ambiente, pero si es un amarillo fuerte, saturado e intenso, acabará por ponernos de mal humor al cabo de un tiempo. En grandes cantidades puede crear sentimientos de frustración y de rabia.

Es un color que incita a tomar decisiones rápidas, que nos permite ver nuestro objetivo incluso en la oscuridad. Quizá por eso los taxis neoyorkinos son amarillos, para atraer a los estresados ciudadanos que quieren llegar rápido, rápido, a su destino.

Cuando el logotipo de una marca utiliza el color amarillo, transmite rapidez y eficiencia. En la India, es un color muy utilizado por los comerciantes y, en muchos países del Oriente Medio, el amarillo representa la prosperidad.

¿Os cuento un secreto? Para mi (y quizá para muchos de vosotros) el color amarillo es musical. Una alegría que llegó en un submarino amarillo y se sembró, en los campos de la España de los noventa, con un simpático tractor amarillo.

Color Amarillo en los taxis en una ciudad