El análisis DAFO es un método de prediagnóstico muy útil a la hora de formular la idea de negocio.Concebido nuestro proyecto, aunque a nivel de hipótesis, nos detenemos en analizar las oportunidades e inconvenientes o barreras (amenazas) que prevemos encontrar en el entorno y en el mercado para su puesta en marcha y su feliz desenlace.

Simultáneamente resumimos nuestras fortalezas (puntos fuertes respecto a la competencia) y debilidades (puntos débiles), llegando a conclusiones acerca de nuestras posibilidades de éxito.

El DAFO es un método de prediagnóstico muy útil para formular la idea de #negocio.

OPORTUNIDADES Y AMENAZAS en el DAFO

Nos referimos a cambios en el entorno. Y los consideraremos oportunidades o amenazas según como afectan a nuestra empresa.

La actividad que proyectamos va a enfrentarse con determinados amenazas o problemas que condicionarán y limitarán su éxito, en el presente o en el futuro, así como con ciertas oportunidades o circunstancias favorables que probablemente faciliten su desarrollo y resultados.

Esta serie de factores condicionantes, negativos y positivos, debemos conocerlos y prevenirlos pues de ellos depende la viabilidad y el buen fin de nuestro proyecto.

Se trata de circunstancias externas a nuestra empresa, que se presentan o pueden presentarse en la coyuntura o entorno social, económico, jurídico, político, etc. Consisten en datos del propio mercado o sector comercial en el que proponemos movernos,.y que, en conjunto, forman un contexto más o menos favorable o perjudicial para nuestras expectativas de éxito.

Su incidencia e importancia deben ser tenidas en cuenta al redactar la idea de negocio, debido a la influencia que han de revestir para nuestro plan de acción.

Las amenazas o las oportunidades pueden derivarse de circunstancias existentes o previsibles en nuestro entorno, como, por ejemplo:

  • Cambios o movimientos demográficos.
  • Catástrofes naturales.
  • Estabilidad o inestabilidad sociopolítica del país
  • Facilidad o dificultad en la obtención de créditos.
  • Leyes favorecedoras o no de las actividades del sector.
  • Medidas fiscales de todo orden.
  • Nuevas costumbres.
  • Cambio en las disposiciones legislativas.
  • Nuevos planes de urbanismo.
  • Tendencia al consumo de determinado tipo de productos, etc.,etc.

Circunstancias del mercado en sí, como, por ejemplo:

  • Existencia o no de competencia y dureza o debilidad de la misma.
  • Abaratamiento o encarecimiento, abundancia o no, de materias primas.
  • Aparición de nueva maquinaria o tecnología.
  • Apertura de nuevos mercados.
  • Aprovechamiento de las innovaciones de los competidores.
  • Cambios positivos o negativos en los canales de distribución.
  • Desarrollo o retroceso de otros productos o sectores complementarios.
  • Difusión de grandes campañas publicitarias de las marcas líderes.
  • Subida de prestigio o desprestigio del sector.Etc.,etc.

Por último, un análisis ponderado, esto es, compensando las amenazas con las oportunidades observadas o previstas, en lugar de considerar unas y otras por separado, no dará una idea clara sobre el panorama que el contexto nos presenta o augura para iniciar, desarrollar y llevar a buen puerto nuestro proyecto, ayudándonos a sacar conclusiones correctas sobre sus oportunidades de .logro.

El estudio de las oportunidades y amenazas nos dirá si existe o no un determinado hueco de mercado que debamos y podamos aprovechar para colocar nuestra oferta.

La parte interna del análisis DAFO: PUNTOS DÉBILES Y FUERTES

Seguimos con nuestro análisis DAFO y nos ocupamos ahora de los recursos de la empresa.

Únicamente aparecen en el DAFO los inputs que podrían ser fuente de ventaja o desventaja competitiva.

Debemos detallar y comparar entre sí los puntos fuertes (fortalezas) y débiles (debilidades) propios de nuestra empresa. Se trata, en definitiva, de considerar nuestros medios o recursos de todo orden. Y ello con vistas a llevar o no adelante nuestra iniciativa, aprovechando las oportunidades y enfrentando las amenazas externas.

Ejemplos de recursos que pueden generar, según los casos, fortalezas o debilidades, haciendo o no más o menos viable nuestra propuesta de acción:

  • Marca:
    • Posicionamiento y notoriedad o prestigio de nuestra marca.
    • Grado de diferenciación de nuestro producto en la mente de nuestro cliente.
  • Recursos económicos:
    • Recursos financieros propios.
    • Capacidad de crédito bancario.
  • Introducción en intermediarios y canales de distribución de forma exclusiva.
  • Patentes.
  • Concesiones administrativas.
  • Número y entidad de clientes fidelizados (base instalada de clientes).
  • RRHH:
    • Experiencia y/o competencia de nuestro personal.
    • Capacidad de innovación.
  • Ubicación de nuestra empresa, si es una exclusiva que nos da ventaja difícil de imitar..

Midamos correctamente nuestras debilidades y fortalezas, teniendo en cuenta las de la competencia. Si disponemos de un recurso, tangible o intangible, en mayor grado que la media de nuestros competidores, tenemos una fortaleza. Es muy importante buscar y seleccionar entre los puntos fuertes o positivos. De manera muy especial, hemos de analizar aquellos que resulten ser ventajas competitivas que nos diferencien y nos destaquen fuerte y positivamente frente a los competidores.

Importante: nuestras decisiones nunca estarán presentes en un DAFO.
Si nuestros precios son elevados, en el análisis únicamente estará reseñado el motivo por el que esto ocurre, por ejemplo.

Análisis DAFO o FODA: SWOT analysis (strengths = fortalezas; weaks = debilidades, opportunities = oportunidades; threats = amenazas).

Nota:
Está disponible un vídeo sobre el DAFO en mi canal de YouTube.

[Diccionario de Marketing y Publicidad MarketReal]